Migas de pan

Belén Gil

Esta receta es más vieja que la orilla del mar…en mi casa ha pasado de generación en generación, y tengo que reconocer que es mi plato favorito. El día que llegaba del cole, y veía en la cocina a mi abuelo removiendo las migas, en esa sartén enoooorme de hierro, con la rasera, era un poquito más feliz si cabe! Yo las sigo haciendo con la misma sartén y la misma rasera.

En sus orígenes, este plato servía para aunar a las personas de una misma familia en torno a una sartén, de la cual comían todos juntos. Después de comer, volvían a las labores propias del campo. Es una comida extremadamente calórica, ya que su función era aportar energía para afrontar la tarde de tareas que tenían. Hoy en día es absurdo hacerla igual de calórica, ya que no vamos a necesitar tantas calorías, por lo tanto, la vamos a adaptar a los tiempos que corren.

El aceite en el cual vamos a freír todos los embutidos, lo desecharemos. Y las cocinaremos con muy poco aceite de oliva virgen extra. Intentaremos comer embutidos con moderación, y añadiremos en mayor cantidad pimientos y ajos, en detrimento de la panceta, el chorizo y la morcilla.

 

Ingredientes

(para unas 6 raciones)

  • 1kg de pan duro (de calidad, no valen baguettes de masa congelada…)
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • 3 pimientos verdes
  • 6 dientes de ajo
  • 100gr de panceta
  • 100gr de chorizo especiado con comino
  • 100gr de morcilla de cebolla

 

Preparación

Ponemos el pan en remojo con el agua, en un bol grande. A continuación, en un escurridor, vamos desmigando el pan, retirándole el exceso de agua que pudiera quedar (lo prensamos bien, como si fuera una esponja). Una vez hecho este proceso, pasamos a freír el resto de ingredientes.

En una sartén grande, freiremos, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, por este orden: los pimientos en tiras, los dientes de ajo en láminas gruesas, el chorizo, la panceta y la morcilla.

Lo iremos colocando todo en una fuente, sobre papel de cocina que absorva el exceso de aceite.

Retiramos de la sartén el aceite en el cual hemos frito anteriormente los ingredientes (antes se usaba este aceite, para dar más sabor a las migas, pero el pan se empapa de él, y hace aumentar las calorías del plato).

Limpiamos la sartén con papel de cocina y añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Es el momento de añadir el pan que hemos remojado y escurrido bien. Y a partir de aquí…brazos, brazos y más brazos…a darle vueltas a la masa con la rasera, hasta que las migas se empiecen a soltar. Esto puede llevarnos unos 45 minutos, aproximadamente. Debe hacerse a fuego lento, para evitar pegaos.

Una vez las migas quedan pequeñitas, doradas y sueltas -como las de la foto- las retiramos del fuego y les añadimos los ingredientes fritos. Ponemos la sartén en medio de la mesa y a comer! Esperamos que os gusten!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s