Nuggets de pollo y queso de cabra

Belén Gil

Esta receta está pensada para los más pequeños de la casa -aunque luego los no tan pequeños se chupen los dedos-. Con los niños lo tenemos realmente difícil a la hora de hacerlos comer bien: vivimos en una sociedad en la cual el marketing es muy potente. Cuando hablamos de nuggets de pollo, a todas los padres nos viene a la mente la imagen de una cadena de comida rápida…¿o no? Si bien de pequeños, evitamos que caigan en este tipo de establecimientos, cuando lleguen a la adolescencia, van a ir nos guste o no…Pero cuando vayan, y prueben esos nuggets, que puedan compararlos con los que comen en casa y digan: “¿esto son nuggets?, no…nuggets es lo que me hace mi madre en casa”. La base de la buena alimentación, ya la van a llevar puesta…el resto vendrá solo.

Nuestros nuggets, además, van a llevar un plus: el queso de cabra. A las proteínas de la carne de pollo, le vamos a añadir las del queso, junto con el calcio que nos va a aportar este último. Este tipo de queso, por su contenido en leche de cabra, tiene proteínas de alto valor biológico, y de buena biodisponibilidad, ya que la leche de cabra es de las más similares a la leche humana. Es bajo en lactosa y caseína, por lo cual se digiere bien. Contiene un 13% más de calcio que el elaborado con leche de vaca.Por si todo esto fuera poco, las grasas que nos aporta son de cadena media -ácido butírico, caprílico y cáprico-, más fáciles de digerir que las de otras leches. El ácido caprílico es conocido por sus propiedades antimicóticas, antibacterianas y antivirales. Y que caray, ¡que el queso de cabra está buenísimo!

Ingredientes:

(salen unos 20 nuggets)

 

  • 250gr de pechuga de pollo
  • 100 gr de queso de cabra
  • 3 huevos
  • harina
  • pan rallado
  • sal
  • pimienta negra
  • aceite de oliva virgen extra

 

Preparación:

Ponemos en un vaso para triturar la pechuga de pollo, el queso de cabra, 1 huevo, sal y un pellizco de pimienta negra. Lo trituramos al gusto. Si tenéis Thermomix: 20 segundos a velocidad 5 a 7. Reservamos la mezcla. Preparamos tres recipientes: uno con harina, otro con los dos huevos restantes batidos y uno con el pan rallado. Hacemos bolitas con la mezcla, las aplastamos ligeramente y las pasamos, primero por la harina, después por el huevo batido y para acabar por el pan rallado. Ponemos en una sartén el aceite de oliva virgen extra y lo calentamos, sin que llegue a humear -importantísimo, porque en ese punto de humo, empieza la degradación de las grasas!-. Cuando esté caliente freímos los nuggets, hasta que estén doraditos, dándoles la vuelta. Listo. Triunfáis sí o sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s