Porridge

Belén Gil

La avena es un cereal con múltiples propiedades, que no debería faltar en nuestra dieta habitual. Es un alimento muy completo, que cuenta entre sus nutrientes una buena cantidad de fibra, hierro, fósforo, vitaminas del grupo B, proteínas de buena biodisponibilidad, hidratos de carbono complejos y grasas vegetales (insaturadas Omega 6).

Nos aporta sensación de saciedad y favorece nuestro tránsito intestinal gracias a su fibra soluble: contiene mucílagos, una fibra que aporta viscosidad y forma una especie de gel y betaglucanos, que pueden arrastrar al colesterol haciendo que no llegue al torrente sanguíneo. También ayudan a mantener los niveles de azúcar en sangre.

La avena, contiene lignanos y fitoestrógenos, que nos ayudaran a regular las hormonas femeninas.

Entre sus propiedades, se encuentra la de calmar al sistema nervioso, mediante un alcaloide no tóxico: la avenina, que actúa como un bálsamo para nuestros nervios. Por ello, es un alimento recomendado en épocas de estrés: exámenes, cargas de trabajo importantes… Entre algunas personas intolerantes al gluten, la avenina puede causar reacciones alérgicas, pero en general, las personas celíacas que siguen una dieta libre de gluten, pueden consumir avena de forma habitual. Es importante que sea avena pura, que no contenga contaminación cruzada con otros cereales que sí contienen gluten.

Ingredientes (para 4 raciones)

  • 120g de copos de avena integral
  • 240g de agua
  • miel, xilitol o estévia
  • frutos secos
  • 1 manzana
  • canela

 

Preparación

Ponemos el agua en un cazo y la llevamos a ebullición. Normalmente, se cuece la avena en el doble de agua: 1 parte de avena /2 partes de agua. Si se quiere más clarito el porrigde o más espeso, se puede modificar esta proporción. También se puede cocer en leche de vaca o en bebidas vegetales.

Lo hervimos unos 4-5 minutos, removiendo, a fuego lento, hasta que vaya evaporando el líquido.

Dejamos enfriar un poco y emplatamos. Se endulza con miel, xilitol o stevia al gusto y se espolvorea un poco de canela por encima.

Yo lo suelo consumir, tal y como se sirve en Escocia: con sal. Son las típicas gachas de avena.

Se puede servir acompañado de un puñado de frutos secos crudos y una manzana, para consumirlo como desayuno o merienda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s